martes, 5 de octubre de 2010

Romeo debe morir, será como en una siesta de verano, de forma lánguida y silenciosa. su veneno-asepsia no intoxicará mi corazón. el halago no hará que la niñalenteja vuelva al redil de la no-acción. ¿te enteras? tengo artillería pesada, un ancla que sujeta la verdad de mi yo presente, una granada azul llena de emociones gráficas, y en mi armadura un grito que canta mi nana, nana de la niñalenteja, la quieres o la dejas.

4 comentarios:

  1. a mi si que me encanta esto. es una de las cosas más bonitas que he leído. me encantamencanta!

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo... la consigna está muy clara

    ResponderEliminar